Saltear al contenido principal
Respuestas A Preguntas Clave: 2. ¿Son Efectivos Los Productos Con Base Colágeno? ¿Cómo Actúan?

Respuestas a preguntas clave: 2. ¿Son efectivos los productos con base colágeno? ¿Cómo actúan?

El colágeno hidrolizado oral es un nutriente, un suplemento, que aporta por vía digestiva y circulatoria, los aminoácidos (AA) propios del colágeno, facilitando a las células especializadas en la síntesis (elaboración de tejido) de colágeno, el tiempo y la energía que requiere este proceso. El resultado es la regeneración del colágeno tisular, así como de todo el tejido colagenoso. Esta regeneración es temporal porque, con los años, la resorción (destrucción de tejido) acaba imponiéndose a la síntesis, pero la ingesta continuada de colágeno hidrolizado oral, permite alargar el tiempo en el que estos tejidos se mantienen en buen estado y, por tanto, la calidad de vida de los pacientes y consumidores que lo toman diariamente en la cantidad recomendada.

Sin embargo, durante mucho tiempo, el colágeno se consideró una proteína de bajo valor biológico, prescindible en nuestra dieta, debido a su bajo contenido en AA esenciales (aquellos que nuestras células no pueden obtener transformando otros AA procedentes de la ingesta, por lo que necesitan extraerlos directamente de una fuente alimentaria). El descubrimiento de los AA esenciales condicionales, aquellos que no son esenciales para los tejidos en buenas condiciones pero que pasan a serlo para las células envejecidas o en fases de estrés celular (“Dietary Reference Intakes”. Food and Nutrition Board. Institute of Medicine of the National Academies. The National Academies Press 2005), cambió totalmente la percepción que ahora tenemos de esta proteína. Porque el colágeno contiene, además del 16% de AA esenciales, un 60 % de AA esenciales condicionales, lo que hace que, para determinadas situaciones y grupos de riesgo sea imprescindible suplementar la dieta con esta proteína, en su forma asimilable.

En la práctica esto implica que una persona joven, con una dieta equilibrada, que no someta sus tejidos a un desgaste excesivo ni padezca una patología que afecte a los tejidos colagenosos, no necesita tomar un suplemento de colágeno asimilable. Sin embargo, a partir de los 25-30 años, nuestras células empiezan a ver reducida gradualmente su capacidad de sintetizar colágeno, de manera que anualmente perdemos un 1,5% de colágeno tisular. A los 45-50 años, los efectos de la pérdida de colágeno ya son visibles: molestias y dolor articular (artrosis), pérdida de masa ósea (osteoporosis), arrugas y envejecimiento dérmico y menor resistencia a lesiones y traumatismos, entre muchos otros.

Esta pérdida también puede producirse tempranamente en los tejidos articulares y músculo-tendinosos de los deportistas o personas que practican ejercicio físico regularmente, ya que han sometido estos tejidos a un desgaste excesivo y prematuro. También tienen este origen muchas de las gonartrosis características de las personas obesas, por la presión excesiva que el sobrepeso comporta para la rodilla.

En los grupos de riesgo que hemos citado (personas a partir de 40-45 años, deportistas, quienes practican ejercicio físico regularmente o personas con sobrepeso) el aporte, vía oral, de los AA propios del colágeno, facilita a las células generadoras de tejido colagenoso la labor de transformar AA procedentes de otras proteínas en los AA propios del colágeno, que estas células necesitan para elaborar colágeno tisular. Este ahorro de tiempo y energía es el que permite que el “turnover” se decante hacia la síntesis (elaboración) y no hacia la resorción (destrucción) de tejido, lo que en la práctica se traduce en la regeneración del tejido. Esta función también es importante para ayudar a reparar los tejidos colagenosos sometidos a lesiones o fracturas, o a tratamientos e intervenciones quirúrgicas, estéticas o de implantes.

Volver arriba